Agencias Europeas experimentan con sistemas de monitorización satelital de migrantes

Los gobiernos de toda la UE están presionando a las empresas por soluciones de alta tecnología para reducir la propagación del virus Covid-19. El seguimiento de contactos y el seguimiento de los movimientos de las personas infectadas es solo un ejemplo de esta incipiente necesidad de los Estados.

Podemos desvelar que ya está aquí una nueva ciencia para predecir y monitorear los movimientos de población, y las agencias de la UE lo han estado probando en refugiados y migrantes.

Los últimos años han visto una explosión en las fuentes de datos que pueden arrojar luz sobre los movimientos de las personas, incluidos satélites, drones, teléfonos móviles y redes sociales.

Las empresas y los proyectos de investigación están desarrollando mecanismos para explotar estas fuentes. Los científicos de datos están intrigados por estas nuevas posibilidades para la predicción del comportamiento humano.

Pero también están concienciados con la complejidad de usar dichos datos y los problemas éticos y prácticos que conlleva.

También, las organizaciones humanitarias internacionales y ONG´s llevan mucho tiempo interesadas en saber si pueden utilizar fuentes de datos no tradicionales para ayudar a planificar las respuestas ante desastres.

Como a menudo operan en regiones inaccesibles con pocos datos oficiales disponibles o precisos sobre el tamaño y los movimientos de la población, pueden beneficiarse del uso de nuevas fuentes de grandes datos para estimar cuántas personas se están desplazando y a dónde.

Ya a raíz de la crisis de refugiados de 2015, las agencias de la UE, las empresas tecnológicas y los consorcios de investigación comenzaron a explorar el uso de estas nuevas fuentes de datos para predecir los movimientos de los migrantes hacia Europa.

Movimientos migratorios

Estos incluyeron esfuerzos relativamente simples para extraer inteligencia mediante el rastreo a través de perfiles de redes sociales. En el extremo más complejo estaba la manipulación automatizada de grandes conjuntos de datos a través del reconocimiento de imágenes y el aprendizaje automático.

Un elemento clave en la comercialización de este concepto fue la Agencia Espacial Europea (ESA), una organización con sede en París, con un importante puerto espacial en la Guayana Francesa. La propuesta de la ESA fue combinar sus activos espaciales con los datos de otras personas, para crear ” un complejo disruptivo inteligente con tecnologías comerciales “.

“Europa se enfrenta a la afluencia más importante de migrantes y refugiados en su historia”, declaró una representante de la ESA en 2016. “Un tema candente es la falta de información inmediata sobre tendencias, flujos y tasas de migración. Las aplicaciones de Big Data han sido reconocidas como una herramienta potencialmente poderosa”.   Posteriormente se decidió evaluar cómo podría aprovechar esos datos, y ser útiles a las agencias de la UE, incluidas Frontex, la agencia de control de fronteras, y EASO, la Oficina Europea de Apoyo al Asilo.

Se han animado a incorporarse varias empresas para realizar “estudios de viabilidad”, entre las que se incluyen GMV, un grupo tecnológico de propiedad privada que abarca banca, defensa, salud, telecomunicaciones y satélites. GMV forjó un proyecto que integra “activos espaciales múltiples” con otras fuentes, incluidos teléfonos móviles y redes sociales. También se ha involucrado CGI. Esta multinacional de tecnología había trabajado previamente con la Oficina de Estadística holandesa para evaluar cómo las imágenes de satélite y las redes sociales ya habrían indicado cambios en los patrones de migración en la región del Níger. Las notas internas publicadas por la EASO muestran la variedad de compañías que intentan obtener una porción de la acción.

La Agencia había considerado las ofertas de servicios no solo de ESA, GMV y CGI, sino también de BIP, una firma consultora, el grupo aeroespacial Thales Alenia, el especialista en geoinformación EGEOS y Vodafone.

Las implicaciones financieras no siempre están claras.

En Europa, la ESA y su consorcio pagarían el 80 por ciento de los costos. Las características ofrecidas por estas empresas incluyen alertas automáticas, una línea de tiempo de las redes sociales, análisis de sentimientos, detección y monitoreo de sitios de contrabando, mapas de puntos críticos, detección de cambios y monitoreo de fronteras.[1]

La propuesta piloto era identificar “actividades de puntos críticos”, utilizando datos del teléfono. Se utilizaría para agrupar a las personas, ya sea por nacionalidad o “según el lugar donde pasen la noche”. También probaría si sus movimientos hacia el país desde el extranjero podrían ser adecuadamente rastreados.

Una estimación aproximada del costo de un proyecto piloto, distribuido en cuatro municipios, llegó a € 250,000, de los cuales una cantidad no especificada fue para “asuntos regulatorios (de privacidad)”.

EASO finalmente “tomó la decisión de no involucrarse” en las diversas propuestas que había recibido, dijo a la Oficina.

La Agencia Espacial y sus socios corporativos completaron cuatro proyectos iniciales. Estos, dijo, “confirmaron la utilidad” de combinar tecnología espacial y big data para monitorear los movimientos migratorios.

El estudio de CGI, por ejemplo, descubrió que podía detectar automáticamente “grupos de personas, rastros de camiones en lugares inesperados, campamentos, basureros y botes”. También podría ofrecer información sobre “los patrones de comportamiento de los migrantes en ciertos momentos” e “información que se comparte sobre las rutas y los motivos para tomar ciertas rutas”.

Premunida con estos datos, la compañía sostiene que podría crear un servicio que pudiera predecir los posibles resultados de los movimientos de migración antes de que ocurrieran.

Se suponía que los estudios de factibilidad evolucionarían en 2019 hacia una “fase operativa” final, algo que no ha sucedido hasta ahora.

Un responsable de la empresa CGI comentó que “desde la finalización del proyecto [con ESA], no hemos llevado a cabo ninguna actividad adicional en este ámbito”. Por su parte, la empresa GMV tiene proyectos en fase de desarrollo que analizan Big data y Migración, pero siempre con una finalidad humanitaria.

La ESA dijo que a pesar de los “retrasos internos”, sus socios corporativos estaban trabajando en proyectos de seguimiento.

Al mismo tiempo que las agencias de la UE y las compañías tecnológicas exploren estas nuevas herramientas para predecir los movimientos de refugiados, el sector humanitario también ha estado investigando profusamente sobre tales aplicaciones.

En una conferencia en Berlín en octubre de 2019, docenas de especialistas de la Academia, el gobierno y el sector humanitario debatieron el uso de estas nuevas tecnologías para “pronosticar la movilidad humana en contextos de crisis”.

Alerta Roja

Las conclusiones nos llevan a graves preocupaciones.

Se encontró una “ausencia notable” de principios básicos, difícilmente balanceable el bien potencial con las preocupaciones éticas.

Esto se debe a que los datos más útiles tienden a ser muy específicos e invasivos, lo que lleva a mayores riesgos de uso indebido e incluso, en el peor de los casos a la injerencia en el espacio de la privacidad de la persona y allegados.

La vinculación con las corporaciones públicas introdujeron complicaciones de transparencia, un elemento fundamental en la gobernanza del siglo XXI. La comunicación de los hallazgos predictivos a los tomadores de decisiones se identificó como un problema particular.

El informe final concluye que no se podrán prever las consecuencias completas de depender de la inteligencia artificial y “emplear análisis a gran escala, automatizados y combinados de conjuntos de datos de diferentes fuentes” para predecir los movimientos en una crisis.

“Por lo tanto, los actores humanitarios y políticos que basan sus decisiones en tales análisis deben reflexionar cuidadosamente sobre los riesgos potenciales”.

[1] Se señala un grupo de servicios disponibles de Vodafone, por ejemplo, en el contexto de un proyecto propuesto para monitorear los centros de asilo en Italia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .