La Unión Europea como actor global en la protección de los derechos humanos. Optimismo en tiempos de zozobra

Desde el interior de la Unión Europea pareciera que el proyecto se encuentra en un estado de retroceso y descrédito, el chantaje continuo del Brexit, como espada de Damocles para la arquitectura jurídica europea, la carencia de solidaridad en la recepción de migrantes y asilados que ejemplifica la inoperatividad de la política común migratoria, una premisa de la Unión desde el Tratado de Ámsterdam de 1998, que se une al rechazo por determinados países de la presencia de una policía de fronteras europea bajo el pretexto del omnipresente principio de soberanía nacional, la persecución de valores consagrados en textos europeos e internacionales como el respeto a la diversidad sexual, o a la libertad de prensa e información, la utilización de la Unión Europea como chivo expiatorio para promover políticas internas de desafectación, y como paño de lágrimas de errores internos cometidos,  y por último el mal entendimiento de directivas europeas en materia de libertad de expresión y lucha contra el terrorismo, transpuestas sin explicar a los ciudadanos, a modo de diktat, todos estos achaques y muchos otros parecieran que nos lleva a dudar de esta superestructura jurídica que no ha tenido parangón en la historia dulce, esto es sin conflictos armados, de la Humanidad. Los últimos 70 años de la historia de Europa marcan un episodio jamás vivido de coexistencia pacífica y de cooperación integradora, que sólo por medios militares y la supremacía de unos sobre otros, se pudo conseguir y, obviamente, no por mucho tiempo.

Dicho esto, las siguientes palabras son para compensar esta sensación de negatividad en el escenario internacional complejo de la Globalización. La Unión Europea es mucho más importante por el crédito que da una organización internacional que engloba a más de 500 millones de habitantes unidos por la democracia parlamentaria, un sistema de derechos humanos interconectado, y una unidad económica monetaria y en cierta medida financiera, y por la solicitud permanente de adhesión, con la condición innegociable del respeto a los valores que impulsa la U.E,  o el interés en mantener relaciones privilegiadas con ella, a través de acuerdos económicos de última generación que incluyen capítulos propios sobre respeto de los derechos humanos y relaciones comerciales basadas en la sustentabilidad y equilibrio.

En este breve apunte, se va a analizar exclusivamente la relevancia de la UE en la lucha contra la tortura y la pena de muerte, dos actos que durante siglos han sido considerados como formas lícitas de defensa del Estado y que con la práctica de la Unión Europea cada vez se ven más arrinconados, una acción de la Unión Europea que va más allá de la presión diplomática[1] o la acción mediante los mecanismos internacionales [2]sino que se aplica a través de procedimientos propios como la política comercial común, la acción del Servicio Exterior de la Unión, la presión a las empresas transnacionales, y la modulación de la cooperación judicial / penal con países que no rechazan la aplicación de la pena capital o que utilizan métodos de tortura. Es de destacar la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos con recursos que ascienden a más de 100 millones de euros que financian proyectos en numerosos países. [3]

Un paso más ha sido la firma por parte de la Unión Europea del Protocolo facultativo al Convenio para la represión de la tortura, que fue el punto de partida para la involucración de la Unión en otros capítulos de derechos humanos como la protección de la vejez y la discapacidad. Como consecuencia directa de la acción exterior de la Unión con una sola voz, cada vez es más difícil para los Estados al borde de la legalidad obtener medicamentos que sirvan para mejor morir o para hacer menos cruenta la tortura. Todo lo anterior nos hace creer en el modelo de la Unión Europea,[4] y la importancia de participar tanto en las elecciones al Parlamento europeo [5]como en las iniciativas ciudadanas como forma de democracia directa, como una forma de realización de la democracia en las relaciones internacionales y a través de esta mejorar la gobernabilidad y la transparencia interna en los Estados miembros, y de estos como espejos de reflexión de una realidad de involucración de la sociedad civil en las normas de convivencia a modo de paleta de colores de la que otras comunidades puedan extraer sus propias valoraciones para alcanzar un grado de desarrollo humano en conformidad con los objetivos de la Agenda 2030.

 

[1] O las garantías diplomáticas que si bien imperfectas fueron necesarias en su origen a modo de gentlemen´s agreements y que hoy día tiene un uso nominal frente a otras formas más perfeccionadas de control y sujeción de los comportamientos estatales contrarios al Derecho Internacional.

[2] Ya con ocasión del cincuentenario de la adopción de la Declaración Universal de derechos humanos, en 1998 era un hecho la extensión de la  movilización de  políticas exteriores para proteger los derechos humanos

[3] Las áreas prioritarias siendo la promoción de la democracia y el respeto de la Ley y el buen gobierno, la abolición de la pena capital, la lucha contra la tortura y la impunidad, el apoyo a los tribunales penales internacionales y a la Corte Penal internacional, la lucha contra el racismo y la xenofobia y la discriminación de las minorías así como la protección de los derechos de las poblaciones indígenas.

[4] Mucha agua ha pasado bajo el puente desde las pesimistas palabras del comisario Chris Patten sobre la ineficacia de las posiciones comunes de la Unión hacia determinados gobiernos autoritarios.

[5] Es necesario destacar como fue el Parlamento Europeo junto a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa quienes fueran los más vehementes con los comportamientos estatales de asistencia a la CIA en las detenciones irregulares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .